11 agosto, 2008

Clase Magistral

Continuando con la línea del post anterior y por si nos quedara alguna duda, a través de la publicidad nos recuerdan permanentemente que, si hay algo a lo que las mujeres estamos absolutamente condenadas, es a la limpieza.
Como esta condena (y me pregunto….cual habrá sido el delito?) pareciera no terminar nunca, las marcas de todos los productos y servicios que tengan alguna relación con el arte de fregar intentan descaradamente alivianarnos la carga en lugar de quitárnosla y se esfuerzan continuamente por descubrir formulas mágicas que la aligeren aunque sea un poco.
La señora protagonista de esta publicidad plantea el dilema de manera muy cómica como una relación directamente proporcional: + platos + músculos.
Como bien lo dice su coach los músculos no se deben ni remotamente a los fierros, sino simplemente a fregar, fregar y fregar.
Fregar es sinónimo de mujer.
Para solucionar el dilema existente, Magistral no da su receta magistral: no es necesario dejar de fregar, la solución es tan simple como cambiar de detergente.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno el blog,

saludos

Francis BEan

Laura dijo...

Tal cual! lo mejor hubiera sido que se ponga a lavar los platos el marido.. y de paso saca un poco de muscurlos.

EHAMIGO dijo...

entiendalo loco, los hombres no sirven pa las cosas de la casa, las minas si, por eso toda esta publicidad es para uds, xq son en la mayoria d los casos AMAS de casa y no AMOS de casa, ta claro? chau

Publiciana dijo...

ehamigo, hay mas AMOS de casa de lo que vos pensas...