21 noviembre, 2008

Baby you can drive my car

Qué mujer al volante no recibió alguna vez el tan conocido "andá a lavar los platos"? Es así, mujeres manejando es sinónimo de problemas.

Pero cuando de publicidad se trata, todo adquiere otro sentido y la combinación mujer/auto es infalible. Tanto es así, que desde el TC 2000 hasta el Salón Internacional del Automóvil exponen algo más que puras bellezas mecánicas….

Hasta que alguien se dio cuenta que publicitar un automóvil incluyendo una mujer sexy como un mero accesorio es un simple reduccionismo. Por qué ocupar el lugar de accesorio desubicado y sin explicación, cuando el mismísimo cuerpo femenino puede servir no solo de ornamento sino también, para una demostración empírica de las funcionalidades del vehículo publicitado?

Es por lo demás una excelente aplicación de los principios de eficiencia y economía. A todas luces, esta opción era mucho más sencilla y económica que poner una sonda con una cámara que registre la única neurona del creativo, flotando al compás de las suspensión de Nissan o congelándose con el aire acondicionado de Toyota.







5 comentarios:

Anónimo dijo...

Increible!

Rooh dijo...

excelente publicidad!

Besotees enoormes

Publiciana dijo...

anonimo... sip.

Rooh, gracias! besoss

Lucrecia dijo...

Excelente el blog!!! Besos.

Publiciana dijo...

Lucrecia, muchas gracias! pasate mas seguido. Besos.